DEAR FOOD #0 ENSALADA DE REMOLACHA Y QUESO FETA

12 dic. 2014

















.
.
Salimos del instituto dirección Madrid, tu te matriculaste en Filología Eslava y yo estaba convencida que quería estudiar Filosofía. Si en ese momento alguien nos hubiera predicho el futuro nos hubiéramos reído tanto como ahora nos reímos al recordar eso años. Cualquier parecido con esa realidad ahora es pura coincidencia. Lo que si perdura una década después es la manera en la que nos entusiasmamos con nuevos proyectos, aunque poco tengan que ver con los de esa época. 

Y esa capacidad de reír hasta que no podemos ni respirar. 

Hoy no somos ni filólogas ni filósofas, pero si cocineras y fotógrafas. Esta es la mejor excusa que hemos encontrado para pasar más tiempo juntas. No se lo que acabará siendo Dear Food, solo espero que de aquí diez años cuando pensemos en el día de hoy, no podamos parar de reír.

    



Os presentamos nuestra receta #0


Ensalada de remolacha y queso feta

Ingredientes para una ración

1 remolacha fresca mediana
80 gramos de queso feta
un puñado de rúcula
media lima
dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
media guindilla 


Limpiar y cortar el tallo de la remolacha, hervir durante unos 40 minutos (el tiempo de cocción depende del tamaño de la raíz). Dejar enfriar en agua y pelar con los dedos.
Desmenuzar en un cuenco el queso y mezclar con la rúcula picada. 
Para el aliño rallar la piel de la lima y extraer el zumo en un bol, agregar la guindilla previamente troceada fina, es importante descartar las semillas, y batir junto con el aceite de oliva con una varillas hasta que ligue.
Para emplatar, cortar la remolacha en rodajas de unos 5milímetros y alternar con una cucharada de la mezcla de queso y rúcula. Dejar caer el aliño sobre la última capa.

+ Otras formas de cocinar la remolacha son al vapor o en rodajas al horno, a gusto del consumidor.
+ Es muy fácil cultivar rúcula en casa y su sabor no tiene nada que ver con la que compras envasada. 
+ Para las personas que no toleran bien el picante pero no quieren renunciar a él, resulta más digestivo si se cocina la guindilla antes de añadirla al aliño.

4 comentarios :